domingo, 11 de octubre de 2009

Noche...

Acaba de oscurecer, mira como cae la tarde. Me miras realmente sin observar, caminas sin tomar mi mano, oyes mi voz, mas no me escuchas, aunque grite, aunque llore. Siento que ignoras mis hazañas, que no me piensas mas. Derramas dulces palabras y luego te contradices sin hablar.

Vacios pensamientos que abarcan mi mente, vacía compañía que me confunde en mi agonía. Maldita confusión que entra en mi vida, que roza mis labios, en la noche iluminada por pequeños puntos iridiscentes de luz. Te pienso, te sueño, te amo.

Y miro tu fotografía, mirándome a través de esas ventanas de mar, que encierran tantos misterios, ocultando la agonía o la fantástica felicidad de tu ser. Hacerte feliz es un sueño que dudo estar haciendo realidad, y si es así... ¿cómo comprobarlo si no me dejas saberlo? Las palabras pueden ser arrasadas por el viento, las acciones, permanecen en el recuerdo.

Mira mis ojos y dí que me amas, acaricia mi rostro y toca mis labios, desnuda mi hombro y siente la suavidad de mi piel, besa mi cuello y embriagate de mi aroma, embriagate de mí.

martes, 6 de octubre de 2009

Veneno


Veneno que absuelve mi culpa absoluta de saber de ti, que resplandece en los cielos como mariposa fugaz, de una noche sin destellos. Te miro a los ojos y sé que me quieres, que resplandeces en mi corazón; estrella fugaz de un corazón sin sentimiento. Eso eres tú.

Vuelvo con el bolso en el hombro, me quito las zapatillas de tacón y miro el revoltijo de mi propia habitación. Paseo la mirada cansada por las paredes y rodeo mis pensamientos de tristeza y amargura. Camino a paso lento y con una débil sonrisa prendo el computador y continúo con mi vida. Podria dormir, si, pero dejaria de verte, de leer tus hermosas palabras de imprenta, esa tipografía "perfecta" que embona mas que nunca con tu ser.

Veneno infeliz que al apoderarse de mi cuerpo, ganaría campo, que al saber de la discordia aterrizaría en tu corazón. ¿Cómo verte? ¿Cómo abrazarte? ¿Cómo sentirte? ¿Cómo... si estas tan lejos?

"Abracadabra" y el telón se habre, dejando ver el humo matinal-nocturno, ¿¿acaso estás ahí?? Quiero verte ahí, un acto de magia inesperado, un sueño incorpóreo de mi ser, una fantasía perdida en mi propia oscuridad. Por ahora... eso eres tú.